La cerrajería como arte

La cerrajería es la ciencia y el arte de hacer y abrir cerraduras, esta es realmente la definición del oficio que conocemos, sin embargo, es interesante notar que además de ser una ciencia, también está considerada como un arte.

Y es que hay arte en la manera en que los cerrajeros desde la antigüedad han creado hermosas cerraduras, han forjado el metal para crear hermosos candados y sus trabajos como diseñadores de llaves es impresionante.

La cerrajería es un oficio tradicional y en la mayoría de los países requiere la finalización de un aprendizaje.

El nivel de educación formal requerido varía de un país a otro, desde un simple certificado de capacitación otorgado por un empleador hasta un diploma completo de una escuela de ingeniería, como sucede en Australia, además del tiempo dedicado a trabajar como aprendiz.

El oficio de la cerrajería

No es un oficio fácil, antiguamente, pasaba de padre a hijo, el negocio familiar pasaba de generación a generación, pero hoy en día, existen franquicias a nivel mundial, y tiendas enormes que también prestan los servicios de ventas de cerraduras, copias de llaves y ponen a la disposición del cliente un cerrajero tanto para asesorarle en sus compras como para solucionar sus problemas.

La cerrajería, como su nombre lo indica, es el montaje y diseño de cerraduras y sus respectivas llaves.

Antiguamente, tanto las cerraduras, candados y llaves eran forjadas, por lo tanto, los cerrajeros Barcelona además de ingenieros debían ser herreros, dándole formas a los metales utilizando la forja y también moldes.  Hoy en día, los cerrajeros utilizan herramientas para moldear llaves, como herramientas de corte automáticas o manuales; la mayoría de las cuales funcionan con cables de alimentación o baterías, y las últimas copiadoras de llaves son totalmente computarizadas.

Un arte de más de 4000 años

Hallazgos arqueológicos han encontrado cerraduras que datan de más de 4.000 años.  Las cerraduras inicialmente fueron construidas en madera, y luego se pasó a utilizar el metal.

Los artesanos que elaboraban tan hermosas e intrincadas cerraduras en la antigüedad, pasaban horas trabajando toda la cerradura, desde el más pequeño tornillo o pestillo era totalmente elaborado a mano.

Fue a partir del siglo XVIII que los diseños se volvieron cada día más complicados y los cerrajeros llegaron a tener hasta puestos altos en las cortes europeas, ya que ellos permitían que los miembros de las cortes y gobernantes y personas adineradas pudieran resguardar bajo llave sus tesoros más preciados, y también sus secretos más oscuros.

Con el avance de la era industrial y a finales del siglo XIX, comenzó la producción en masa, mucho más barata, en la cual se produjeron cerraduras que podrían ser reparadas o cambiadas fácilmente.

El cerrajero moderno

El reemplazo de llaves de coches y hogares, al igual que el reemplazo de cerraduras sigue siendo una parte importante de la cerrajería hoy día.

Sin embargo, los cerrajeros de hoy están involucrados principalmente en la instalación de juegos de cerraduras de mayor calidad, así como también en el diseño, implementación y gestión de sistemas de codificación y control de llaves.

La mayoría de los cerrajeros también realizan el mantenimiento de cerraduras electrónicas, como la fabricación de llaves para vehículos equipados con transpondedor y la implementación y aplicación de sistemas de control de acceso que protegen a las personas y los activos de muchas instituciones grandes.