Aprovechando la tecnología para danzar

Definitivamente la situación a nivel mundial a raíz del covid-19, ha afectado de manera significativa las diferentes actividades en las que el ser humano se veía envuelto en su cotidianidad, desde las relaciones familiares, laborales, deportivas y hasta recreativas.

Sí, el confinamiento nos mantiene alejados de todo aquello que nos hace sentir vivos, aptos para realizar actividades que generan placer y a su vez el disfrute y desarrollo personal, ese que te enriquece el alma, que te hace sentir que estás vivo y activo.

Donde disfrutábamos del contacto humano tan necesario para los individuos, como el contacto directo con la naturaleza y los animales. Para evitar caer en ataques de pánico, ansiedad y depresiones que nos afectarían aún más, nos hemos visto en la necesidad de reinventarnos.

Por ello el avance tecnológico ha sido un factor clave en el desarrollo de las actividades que ahora son cotidianas, nos comunicamos por medio de video llamadas, trabajamos a través de sistemas computarizados, nos entretenemos a través de las redes sociales.

Las emociones transmitidas por redes

El baile tiene el poder de permitirnos exteriorizar emociones. A través de la danza se puede percibir como se generan sensaciones a flor de piel, que muestran la sensibilidad del ser humano. Sus espectaculares coreografías y movimientos acrobáticos dan forma al mismo.

Como los eventos masivos han sido pospuestos motivados por el confinamiento, el gremio que reúne a los profesionales de la danza decidió reinventarse, en lo que tiene que ver con el entrenamiento, la ejercitación y las actividades que van acorde con su bienestar.

Para ello se han valido de algunas redes sociales, donde el sostenimiento de sus cuerpos, mentes, movimientos y ritmos se sigan manteniendo bajo la formación constante y estricta que necesitan, les permite mantenerse activos y en constante desarrollo.

Adaptarse a las circunstancias actuales ha permitido el desarrollo social de los bailarines, así como un cerrajero Sants adapta un molde a la llave  perfecta, adecuarse a espacios y condiciones diferentes a las normales les permite su seguridad, adaptación y condicionamiento.

Cuando suban los telones

El mundo espera volver a sus rutinas normales con prontitud, se espera que esta etapa vivida enseñe a los seres humanos que adaptarse significa transformar en positivo, desarrollar técnicas que le permitan la supervivencia tomando en cuenta el medio ambiente y recreativo.

Pese a las dificultades la danza se ha convertido en una aliada poderosa para evitar ciertas enfermedades que conllevarían a mermar a un más a la población, mantenerse activos es esencial, buscar los medios para ello es de vital importancia.

Por esta razón en muchos países donde la cultura es de gran valor social, se ha motivado a la población a disfrutar a través de las redes sociales de diferentes actividades culturales, al igual que aprender a través de los medios electrónicos disponibles algún estilo de baile.

La motivación apropiada, la aptitud correcta conllevará al crecimiento y desarrollo de las diferentes actividades para niños y adultos, que les permitan un desarrollo de actividades complementarias en la seguridad de sus casas, que luego podrán disfrutarse en la amplitud de un teatro.